Categorías
#nomente #recursos #reflexión

Cultiva la no-mente

El diálogo mental puede ser muy fuerte e impedirte entrar en este estado. Pero es conseguible.

Bienvenido a la No-mente. Creo que es un poco antítesis del mindfulness. Si en el mindfulness toca hacerlo todo conscientemente y que la mente vaya identificando cada cosa, aquí es un poco lo contrario: dejarte llevar por el instinto, coger la katana y cortarle la cabeza a ese señor llamado Mente.

Categorías
#acción #minimalismo #recursos

Limpiar mis redes sociales

Este post forma parte de Väsen, el monográfico de Pongo mi foco sobre esencia. El primer capítulo habla sobre minimalismo digital y dentro de él, os he ido explicando un poco de mi viaje hacia conseguir tener mi identidad digital en su expresión más esencial, eliminando el ruido.

En este recurso encontrarás estrategias de selección y optimización para tus redes sociales.

Categorías
#acción #minimalismo #recursos

Limpiar mi correo electrónico

Este post forma parte de Väsen, el monográfico de Pongo mi foco sobre esencia. El primer capítulo va de minimalismo digital y dentro de él, he ido compartiendo mi viaje hacia conseguir tener mi identidad digital en su expresión más esencial, eliminando el ruido.

En este recurso encontrarás estrategias de filtro y optimización de cuentas de correo electrónico.

Categorías
#algomás #propósito #recursos

¿En qué puedes poner tu foco?

El faro es un símbolo muy recurrente en coaching. Sí, de hecho puede llegar a estar muy manido. Lo interesante es darle el toque personal, por eso vengo hoy a abrir la tienda de focos.

El poder del foco, en contraposición al poder de la dispersión. Cuántas veces hemos empezado una semana súper enfocados… para llegar al viernes y ver que la dispersión se ha apoderado de nosotros. Llega el fin de semana y ya es imposible frenar. Pensamos que el lunes mejorará, con una nueva estrategia farera.

Categorías
#historias #recursos #reflexión

Cierra. Suelta. Pasa página.

Cuando a veces se nos atraganta algo, le damos vueltas, no conseguimos sacárnoslo de la cabeza… Nos vamos a por otra tarea y le pedimos ayuda a alguien o dejamos la primera abierta, sin terminar.

Y seguimos el día metiéndonos en más jardines, y se nos va olvidando que dejamos esas cositas abiertas por ahí. ¿Te suena de algo?