Categorías
#nomente #reflexión

Confía en tu instinto

El instinto es eso primario que nos sale de las entrañas. Puede ser un concepto un tanto abstracto pero cuando hacemos desde ahí una fuerza diferente emana de nuestros cuerpos.

Dependiendo del carácter de cada uno, este instinto puede estar más o menos bloqueado, pero hay modos de desbloquearlo: una forma bastante sencilla sería comprobar cuándo en nuestro día a día actuamos más desde el cuerpo, sin pasarlo tanto por la cabeza y los pensamientos. Y una vez identificado el porcentaje, pasar a la acción y aumentar en actividades instintivas que nos saquen un poquito de la mente.

Categorías
#nomente #recursos #reflexión

Cultiva la no-mente

El diálogo mental puede ser muy fuerte e impedirte entrar en este estado. Pero es conseguible.

Bienvenido a la No-mente. Creo que es un poco antítesis del mindfulness. Si en el mindfulness toca hacerlo todo conscientemente y que la mente vaya identificando cada cosa, aquí es un poco lo contrario: dejarte llevar por el instinto, coger la katana y cortarle la cabeza a ese señor llamado Mente.