Categorías
#nomente #recursos #reflexión

Cultiva la no-mente

El diálogo mental puede ser muy fuerte e impedirte entrar en este estado. Pero es conseguible.

Bienvenido a la No-mente. Creo que es un poco antítesis del mindfulness. Si en el mindfulness toca hacerlo todo conscientemente y que la mente vaya identificando cada cosa, aquí es un poco lo contrario: dejarte llevar por el instinto, coger la katana y cortarle la cabeza a ese señor llamado Mente.