Categorías
Disfrute Estrategia creativa

Confía en tu instinto

El instinto es eso primario que nos sale de las entrañas. Puede ser un concepto un tanto abstracto pero cuando hacemos desde ahí una fuerza diferente emana de nuestros cuerpos.

Dependiendo del carácter de cada uno, este instinto puede estar más o menos bloqueado, pero hay modos de desbloquearlo: una forma bastante sencilla sería comprobar cuándo en nuestro día a día actuamos más desde el cuerpo, sin pasarlo tanto por la cabeza y los pensamientos. Y una vez identificado el porcentaje, pasar a la acción y aumentar en actividades instintivas que nos saquen un poquito de la mente.

Meditar es una manera de observar nuestro cuerpo y mente y conseguir separarnos de esta última para que no nos domine. A algunos no os funcionará meditar, quizá podéis probar con alguna de estas actividades para activar la no-mente, un posible atajo para llegar a vivir desde el instinto en el día a día.

Quienes estamos iniciados en actividades corporales como cantar, deporte, baile o teatro estamos en el camino de activar el instinto de manera más consciente; os invito si es vuestro caso a que hagáis un poco más en vuestro día a día desde ahí.

El instinto no le da tantas vueltas a las acciones: es una manera más impulsiva de arrancarse a hacer, sin justificación o explicación necesaria. Confiar en esta palanca es un trabajo de años, pero que reporta numerosos beneficios.

El instinto encuentra el camino de vuelta a casa él solito, como si fuera un perro o un gato que vuelve a su casa con su propia orientación animal.

El instinto hace y sabe que está haciendo lo que le toca… Y a veces lo frenamos con la mente. El instinto o la intuición nos envían mensajes… ¿Y cuántas veces los hemos ignorado para luego ver que efectivamente teníamos que haberles hecho caso?

Hacer las cosas porque te sale «de ahí», o de un lugar que no sabes explicar con datos o explicaciones lógicas. No todo en esta vida necesita ser justificado.

Estamos en un planeta extremadamente cognitivo, consciente y mental, pero la naturaleza ha funcionado de manera instintiva durante muchísimo tiempo… Y funcionan en muchas ocasiones mejor que el ser humano.

A lo mejor el instinto te dice que seas borde y pegues un corte a eso que no te está funcionando y te vayas de algún lugar pero no lo haces porque quieres «ser bueno» o complacer a otros, pasando por delante las necesidades de los demás a las tuyas: precisamente, atreverte a poner ese límite es una prueba que el instinto te lanza (una o más veces, si no haces caso a la primera); si además, tu cuerpo te envía señales a modo de contracturas, dolores de partes del cuerpo u otras modalidades, razón de más para ponerse en marcha y no tragarse el instinto de nuevo.

¿Cómo puedes empezar a hacer un poco más de caso a tu instinto hoy?

Fotografía de Matthew Brodeur en Unsplash

Por Daniel Vázquez

Facilitador creativo. Llevo creando desde que tengo uso de razón. Empecé diseñando webs a los 13 años, posteriormente me licencié en Periodismo, Comunicación Audiovisual y Publicidad y Relaciones Públicas y me reinventé formándome como coach. Te puedo acompañar en tu aventura como creativo, si estás atravesando un burnout personal/profesional y en épocas de reinvención. Y sí, yo también tuve épocas jodidas, porque no todo es jijí, jajá. [ tw | in ]


No te enviaremos spam. Podrás darte de baja cuando quieras.

2 respuestas a «Confía en tu instinto»

Vaya regalo sorpresa: una publicación fresca y cortita que remueve la consciencia y me hace levantar de la silla en este lunes, que puede ser el inicio de algo grande (o simplemente una agradable tarde). Gracias.

Deja un comentario