Categorías
Estrategia creativa Personalidad

¿Quién hay detrás de la máscara?

Algunas noches miro a las estrellas y me quedo un rato meditando sobre la idea de que somos una motita de polvo dentro de todo este universo, acompañado de la pregunta:

¿Quién me creo que soy dentro de esta inmensidad?

Para bien o para mal, ni soy tan grande ni soy tan pequeño. Soy único y soy uno más, de la misma manera que tú que me estás leyendo. Y ambos estamos aquí para poner nuestro granito de arena en la vida.

[ Si vas con prisa, al final del post encontrarás el recurso y el resumen ]

Hablando de estrellas y de personas que han puesto su granito de arena en el mundo en temas de crecimiento personal, hoy se celebra el Homenaje Internacional a Claudio Naranjo en el aniversario de su fallecimiento, organizado por la Fundación Claudio Naranjo y todas las escuelas SAT del mundo.

Claudio Benjamín Naranjo Cohen (Valparaíso, 24 de noviembre de 1932-Berkeley, California, 12 de julio de 2019), más conocido como Claudio Naranjo, fue un psiquiatra y escritor chileno que se convirtió en uno de los pioneros y máximos referentes de la psicología transpersonal.

Wikipedia

Una de sus grandes aportaciones fue desarrollar el enfoque de la Psicología de los Eneatipos (o Eneagrama de la personalidad), que propone un sistema en el que encontramos 9 tipos de personalidad (eneatipos) divididos en 3 subtipos cada uno, dando lugar a 27 tipos de personalidad.

El sistema, desarrollado por el psiquiatra chileno Claudio Naranjo a partir de su relación con el difusor boliviano Oscar Ichazo, a quien conoció en el curso de sus experimentos, invita al autodiagnóstico personal como un proceso de autoconocimiento. A partir del descubrimiento del propio eneatipo, Naranjo ofrece un conjunto de propuestas basadas en trabajos psicoterapéuticos y meditativos (proceso Hoffmann, meditación budista, laboratorio de terapias, meditación interpersonal, terapia Gestalt, rebirthing, constelaciones personales, etcétera) como un medio terapéutico para afrontar las tendencias, limitaciones y enquistamientos típicos de cada tipo de personalidad. A los nueve tipos — el reformador, el ayudador, el exitoso, el individualista, el investigador, el leal, el entusiasta, el desafiador y el pacificador — corresponden los «vicios» o «pasiones» de la ira, el orgullo, la vanidad, la envidia, la avaricia, el miedo, la gula, la lujuria y la pereza.

Wikipedia

Es otra herramienta más para guiarnos hacia conocernos a nosotros mismos, pero no son unas gafas bajo las que etiquetar a toda la humanidad forever and ever. Y además, si lo comparamos con otros enfoques de tipos de personalidad, podríamos encontrar muchas correspondencias. Esto da para otro post más adelante.

Si os interesa conocer más sobre Claudio Naranjo y su obra, os recomiendo un libro suyo sobre la Psicología de los Eneatipos: 27 personajes en busca del ser.

Está bien ver que tenemos que brillar, como las estrellas, pero también hay que reconocer que el ser humano no es el centro del universo y que es mucho más pequeño de lo que lo concebimos. Podemos desidentificarnos de algunas etiquetas e identidades con las que nos hemos encariñado para acercarnos a los demás de una manera más esencial.

Soy muchas cosas, entre ellas, mis profesiones. Pero las profesiones, al igual que la máscara, se pueden despegar… y debajo quedaría que soy una persona, como tú: con una cabeza, un corazón y un cuerpo. ¿Qué es eso tan original que nos define?

Podría ser algo de lo que nos define ese color del que teñimos los lugares y relaciones por donde pasamos, algo un poco más humano, más relacionado con los valores (salud, amor, creatividad, determinación… podrían ser algunos), no tanto con las acciones y las etiquetas, que es a lo que estamos acostumbrados. Lo que nos define podría ser nuestro carácter, que deja entrever una esencia, más que nuestros títulos de Linkedin, nuestra edad o raza.

Yo soy de los que creen que no todos los cuerpos modifican de la misma manera la materia con la que interactúan. Ese color no es mejor ni peor que el tuyo ni que el del vecino. Simplemente, fue el color que he ido creando con mis acciones, pensamientos y con la energía que le he ido dando a mis trabajos.

Aquí entramos ya a un juego un poco más sutil de ver qué es sombra y qué es luz… que lleva años. Todo tiene su parte visible, la que enseñamos o podemos ver y la sombra, que no queremos ver o no podemos aún.

La sombra no siempre es negativa. Nos puede acompañar a sitios muy poderosos y ampliar la zona de luz.

***

Luz y sombra, Sol y luna

Como colofón, me parece interesante complementar este post mirando hacia la astrología.

¿Quién no ha mirado los horóscopos alguna vez?

Habitualmente nos fijamos en el signo que «somos» por fecha de nacimiento, pero también está el ascendente, que se calcula además de con tu fecha y lugar de nacimiento, viendo a qué hora naciste, para ver dónde estaba el sol en el horizonte del lugar en el que naciste. Hay muchas webs que te ayudan a conocer tu ascendente, aunque otros os dirán que lo suyo es que te acerques a ver a un profesional de la astrología para que te confeccione la carta natal y poder interpretar bien la información.

Esto es interesante porque el ascendente nos cuenta sobre esa parte que mostramos al mundo, hacia afuera, que a veces es casi más notable que el signo que hemos leído siempre (que es lo que somos «por dentro», pero los demás a veces pueden no ver porque no hemos conseguido sacar).

Ahora, además de cotillear lo que dicen de escorpio, también leo las notas de virgo y saco mis cuentas. Hacer un compendio de ambas me da una visión un poco más global del puzle.

***

RECURSO

¿Quién hay detrás de la máscara?

Te propongo que puedas hacer un listado breve de 3 rasgos de los que te sientas satisfechx de tu carácter, y otros 3 rasgos que no te gusten tanto, que intentas que los demás no vean.

Si puedes, intenta que este listado contenga rasgos más o menos nuevos en el viaje, para aprovechar el ejercicio. Es decir, contarte a ti mismx cosas diferentes que hasta hoy no hayas rumiado tanto.

Espero que esto te puede servir para seguir indagando, ya sea en el Eneagrama, en astrología u otros enfoques 🙂

Cuando acabes, pégale unos meneos a la máscara bailando con la playlist de esta semana: U N M A S K

***

Pongo mi foco en despegarme algunas etiquetas que me han definido habitualmente y ver aspectos de mi personalidad que están por debajo, en la línea de los valores.

Hoy hace un año que falleció Claudio Naranjo (1932-2019), psiquiatra y escritor chileno. Nos dejó un gran legado: el Eneagrama de la personalidad, todo un estudio del carácter y la personalidad que nos sirve como viaje de autoconocimiento, integrando psicoterapia y espiritualidad. El conocimiento occidental y la sabiduría oriental se van dando la mano cada vez un poco más.

Todos tenemos luz y sombra, muchos elementos en nuestra personalidad que podemos utilizar como nos venga en gana. La máscara está compuesta de todos ellos, de manera compleja para que nos cueste despegárnosla: hay que perderle un poco de cariño y atreverse a menearla.

Puede que seas todo eso, pero también eres mucho más

Fotografía de Aperture Vintage en Unsplash

Por Daniel Vázquez

Facilitador creativo. Llevo creando desde que tengo uso de razón. Empecé diseñando webs a los 13 años, posteriormente me licencié en Periodismo, Comunicación Audiovisual y Publicidad y Relaciones Públicas y me reinventé formándome como coach. Te puedo acompañar en tu aventura como creativo, si estás atravesando un burnout personal/profesional y en épocas de reinvención. Y sí, yo también tuve épocas jodidas, porque no todo es jijí, jajá. [ tw | in ]


No te enviaremos spam. Podrás darte de baja cuando quieras.

2 respuestas a «¿Quién hay detrás de la máscara?»

Genial artículo, como siempre.
La verdad es que gracias a obras como las de Claudio Naranjo nos ayudan de algún modo a clasificar la personalidad y, por ende, a entender un poquito más la actitud de los demás.
En mi ejercicio he sacado tres rasgos de mi personalidad que me gustan, y otras tres que no me gustan tanto.
Según el eneagrama, me puedo considerar un poco ayudador, pacificador y leal.
Luego, lo que de mí no me gusta tanto es que estoy lleno de miedos, de inseguridades, peco un poco de envidia y si sigo con la gula llegará un momento que no cabré por la puerta si nos vuelven a confinar…
En fin, conclusión, explota todo aquello que consideres en ti bueno. Lo malo es inherente a tu personalidad, no lo puedes soltar, pero lo puedes aparcar.
¿Qué opináis de vosotrxs mismxs?
Saludoooos.

Gracias por tomarte el tiempo en pasar por aquí, Cristian 🙂

A seguir haciendo camino

Un abrazo

Dani

Deja un comentario