Categorías
#algomás #hábitos

No innoves. Vuelve a lo que te funciona.

Los hábitos pueden sonarte a chino como lo hacían para mí durante un tiempo. Podríamos denominarlos territorio conocido «a medias», como la región de Cidonia, en Marte, que ha sido observada y analizada en diversas misiones al planeta rojo en las últimas décadas.

Y mira, es que de hecho, tú también podrías lanzar misiones de reconquista de tus hábitos a partir de hoy. Así, a por un poco de Perseverance (aunque esta misión de la NASA se ha centrado más en la región del cráter de Jezero).

Dale al play y lee mientras suena la playlist #044 C Y D O N I A

La dispersión ha sido una de mis grandes amigas tradicionalmente y día a día le echo un pulso para no ir saltando de casilla en casilla sin poner el foco en lo importante.

Me encantaba probar formas nuevas de hacer las cosas y de esta manera he conocido muchos caminos, pero también te digo que al final innovar tanto pasa factura: menos energía al final del día y menos tiempo disponible para otras cosas.

Pero sobre todo, algo que he aprendido de innovar tanto en mi día a día es que al final no consolidaba los hábitos, porque me atraía más aprender una nueva ruta al día siguiente.

Encontrar los hábitos que mejor encajan con uno no es fácil. Yo, personalmente, he probado muchas cosas hasta encontrar las rutinas que mejor me funcionan.

Esto ya es personal. Yo tengo claro que lo que mejor me ha servido es levantarme por la mañana pronto, hacer algo de deporte y escribir en mi diario antes de desayunar y ponerme a trabajar. El día luego fluye distinto.

Seguro que tú tienes hábitos de esos que catapultan el resto del día y hacen que todo sea mucho más fácil. Puede que los hayas mantenido durante poco tiempo o mucho… Pero seguro que hay alguna época en la que digas: «Mira, pues cuando hacía esto, me iba mejor».

La cosa es que una vez lo has hecho, siempre puedes volver a lo que te funcionó en su día. Puede que haya mayor o menor resultado, pero la palanca para el cambio está ahí y la puedes accionar.

Es una cuestión de fuerza de voluntad y persistencia día tras día. Por mucho que te digan que no puedes, casi siempre hay opciones.

También están las excusas a las que terminamos cogiendo cariño con el paso de los años, los muebles de los que no nos queremos deshacer para no tener que redecorar la casa. Quedarse calentito en el fango a veces es más fácil.

No permitirse a unx mismx poder acceder a una vida mejor también es un cerrojo personal.

Y habrá días que te apetezca una mierda ponerte con ello, aún así… ¡Dale!

Para acolcharnos un poco también están los amigos, la familia y herramientas como las redes sociales, para ir compartiendo el día a día, los progresos y los días malos y buenos.

Habrá días en los que te apetezca una mierda ponerte con ello. Aún así, abraza esa desgana y ¡dale!

Y bueno, también tienes a tu disposición profesionales y multitud de comunidades en internet (como la nuestra) en las que encontrar apoyo.

Por eso te invito a que recopiles en una lista todas esas prácticas que en el pasado te hicieron llegar a ser tu mejor versión, las apuntes en un cuaderno a modo de tracklist y lo bautices como tu disco de «Greatest Hits».

Pongo mi Greatest Hits

Si pudiste hacerlo una vez, puedes repetirlo.

Ahora lo tienes todo ahí registrado y puedes volver a todo eso que algún día te funcionó.

Puedes volver a implementar todos esos hábitos que te hicieron tener ese cuerpazo o vida en equilibrio en su día.

Y si no los tienes o no recuerdas haberlos tenido, también hazte una lista con lo que quieres implementar a partir de ahora, poco a poco puedes construir una rutina sólida.

Aquí lo bueno es que a lo mejor nunca has aplicado todos los puntos a la vez, la gracia está en que si juntas varios… El efecto multiplicador (juntos suman más que cada uno por separado) hará que mejores mucho más que hace años, integrando conocimiento de diferentes épocas.

Ve sin piedad y suma todos tus hábitos saludables del pasado.

Y sobreescribe esa vocecilla que te dice de fondo que no puedes.

Declárale la guerra a tu síndrome del impostor.

Cuando empieces a ver resultados, es más difícil que te apetezca volver atrás y recaer en los hábitos nocivos del pasado.

Puedes compartirnos en los comentarios, por Facebook, Twitter o Instagram cómo vas con tu creación/recuperación de hábitos.
No estás solx.

¿Cómo puedes empezar a retomar lo que te funciona hoy mismo?

008. Vuelvo a lo que me funciona #hábitos
Leer más sobre Hábitos
Fotografía de Nicolas Lobos en Unsplash

Por Daniel Vázquez

Coach para mentes creativas (o que quieran serlo). Llevo creando desde que tengo uso de razón. Empecé diseñando webs a los 13 años, posteriormente me licencié en Periodismo, Comunicación Audiovisual y Publicidad y Relaciones Públicas y me reinventé formándome como coach. Te puedo acompañar en tu aventura como creativo, si estás atravesando un burnout personal/profesional y en épocas de reinvención. Y sí, yo también tuve épocas jodidas, porque no todo es jijí, jajá. [ tw | in ]


No te enviaremos spam. Podrás darte de baja cuando quieras.

Deja un comentario