Categorías
Emoción Talento

La cocina de los talentos

A veces doy por sentado que todo el mundo tiene un trabajo que les satisface y que no hay nada que cambiar. O también puedo pensar que todos estamos asqueados de nuestro trabajo y queremos cambiar.

La realidad es que si estás en un trabajo que no te gusta debe ser que te paga las facturas (o no sabes salir de él porque no encuentras algo mejor)… Y si estás tan feliz que no hay nada que cambiar y tienes un sueldo bien, entonces sigue haciéndolo -quizá la info de este post te ayude a confirmar el porqué de esa felicidad profesional-.

Con los años he ido confirmando cada vez más que uno puede trabajar en lo que no le gusta pero después (si le queda energía) canalizar su vocación por otros sitios, y si acaso preparar un plan B para poder salir del A.

Como coach y diseñador, a esto es a lo que me he dedicado en la última década, a acompañar a otros a conocer y crear su plan B, conectado con su propósito.

¿Cómo sé cuál es mi plan B?

A lo mejor ya tienes alguna idea, pero bueno yo vengo hoy a contarte qué es lo que a mí me gusta explorar cuando hablamos de los talentos de cada uno.

Para apoyar todo esto hoy te presento el concepto ikigai, otro palabro japonés de estos que están tan de moda y que encapsula ese lugar de intersección de lo que nos gusta (1), lo que el mundo necesita (2), por lo que nos pagan (3) y en lo que somos buenos (4).

También hay un libro que os puede interesar sobre este tema, para ampliar información.

Si trabajas alineado con tu ikigai, la vida puede ser un poco más satisfactoria, ya que estás trabajando en un 4 en 1. Si es tu caso, enhorabuena 🙂

El trabajo de exploración para llegar a vivir desde el ikigai pasa por cada uno de los 4 puntos:

1. Lo que nos gusta

Lo que te gusta no necesariamente tiene que ser en lo que estás trabajando. Como antes he comentado, el tema de las facturas es importante, y no siempre estamos en disposición de pagar las facturas con lo que nos gusta… Pero sí que puedes empezar a mirar ofertas de otros trabajos en los que se necesiten habilidades relacionadas con tus pasiones.

Para esto, yo te propongo que te hagas el ejercicio de observar tu día a día y tus hobbies:

¿En qué actividades te sientes más a gusto?

¿Te podrían pagar por hacer eso?

¿Tienes un conocimiento o experiencia sobre esos campos que pudiera monetizarse?

2. Lo que el mundo necesita

Aquí la observación es un poco más hacia afuera: ¿Qué perfiles se demandan más en el mercado, ya sea en Linkedin, en Infojobs…? O incluso en otras redes sociales en las que puedas ver anuncios publicados en los que se necesite alguien que haga algo (a veces en Facebook hay gente que pide ayuda en sus muros o en grupos).

¿Hay algo de la lista anterior que encaje en esta segunda observación?

3. Por lo que nos pagan

Si observas tu currículum y haces un histórico de empleos anteriores, ¿encuentras algún patrón que se repita? En cuanto a funciones, cargos, habilidades… Esto te puede dar pistas para rellenar este punto.

También pueden ser de nuevo buenos lugares para ver ofertas y lo que pagan por estos talentos Domestika, Linkedin, Infojobs.

4. En lo que somos buenos

Aquí yo te propongo una actividad de reflexión sobre tus propios talentos. ¿Qué especias te gusta echar en los platos que cocinas?

¿Qué especialidades cocinadas por ti consiguen las empresas que te contratan?

Aquí hablo de habilidades (A) y de rasgos de tu personalidad (B) que puedan contribuir a que tu perfil sea más demandado.

Como nos cuenta Sidney A. Fine en su diagrama de habilidades (puedes leer más en el libro What Colour Is Your Parachute?), existen 3 tipos de habilidades, referidas a datos, personas y cosas. Luego dentro de cada una, encontramos diferentes habilidades.

Las habilidades referidas a datos son aquellas que se desarrollan gracias al tratamiento de datos. Los que hemos tenido o tenemos profesiones relacionadas con la información (periodismo, diseño, informática, comunicación en general, contabilidad) a menudo trabajamos con ellos… Y es posible que en nuestro CV podamos encontrar este tipo de habilidades.

  • Sintetizar
  • Coordinar, Innovar
  • Analizar
  • Compilar, Computar
  • Copiar
  • Comparar

Las habilidades referidas a personas son aquellas que se desarrollan trabajando con personas, y son las que a menudo se requieren en profesiones en las que prima el trabajo de cara al cliente o en los puestos de dirección, donde sí o sí hacen falta habilidades para gestión de equipos y conocimientos que podrían en algunos momentos acercarse más a los de un coach o un terapeuta.

  • Mentorizar
  • Negociar
  • Instruir
  • Supervisar
  • Disuadir, Persuadir
  • Hablar, Señalar
  • Servir o Dar Instrucciones, Ayudar

Las habilidades referidas a cosas están en todos esos trabajos en los que hay que trabajar con objetos, mercancías o maquinaria, por ejemplo. De todos estos trabajos más físicos, también podemos aprender habilidades.

  • Configurar
  • Trabajo de precisión
  • Operar-Controlar
  • Conducir-Operar
  • Manipular
  • Atender
  • Alimentar-Recoger
  • frutos
  • Manejar

***

A lo mejor no sabes que las tienes porque no te has parado a recopilar tus talentos.

Mi propuesta con este post es que te sirva para conocerte a nivel de talentos un poco mejor y te empoderes un poquito más. Tu ikigai podría estar a la vuelta de la esquina.

¿Qué unicornios podrías reclamar con esta información adicional en tu consciencia?

Fotografía de Oleksandr Kurchev en Unsplash

Por Daniel Vázquez

Periodista y Coach especializado en creatividad y comunicación. Acompaño como Coach en el Programa de Coaching y Mentoring Creativo de Pongo mi foco [ tw | in ]

Deja un comentario