Categorías
Ese nosequé Hábitos

Un foco pone otro foco

Si le dedicas una hora a algo en concreto, es probable que con los beneficios de ese rato de foco crees más momentos de foco a posteriori. Estás sentando las bases para que algo más grande pueda suceder en otro momento.

Denominemos a cada una de esas sesiones, ratos o momentos de foco, una unidad de «foco». Aunque ese lapso de tiempo pueda ser fugaz, un momento de foco puede durar horas… Lo que tú te propongas.

Pero lo primero es sentarse y querer poner el foco. O permitirse sentarse.

Yo soy el primero que tiene ladrones de tiempo y energía a lo largo del día pero aprovecho algunos ratos (intento que sea a primera hora de la mañana, antes de poder ser interrumpido por mil brownies) para sentarme y organizar un plan de la semana o del día, o si ya tengo muy claro que hay un camino dibujado, profundizar durante un par de horas en una tarea concreta.

A veces el foco también se pone porque no queda otra y el deadline es inminente.

Pero bueno, que estamos aquí porque se pueden programar momentos de foco a voluntad y disfrutarlos.

***

La app Forest (para iOS y Android) te puede ayudar en esto.

Registra cada sesión de foco con ella mientras crecen tus plantas en la pantalla de espera -sin consultar el resto de notificaciones de tu smartphone mientras-, en función de lo que duren esos ratos de foco. Si te cuesta ponerte, con esto a lo mejor se puede hacer un poco más agradable la tarea.

Además, con cada 2,500 monedas ganadas dentro de la aplicación -las consigues cuando dejas que tus árboles digitales crezcan sin interrupciones-, tienes la opción de plantar un árbol de verdad con la ONG Trees for the Future, que trabaja con familias agricultoras en el África subsahariana.

***

¿Y lo bien que unx se siente al finalizar ese ratito de foco?


Si tienes la oportunidad, observa dos cosas tras finalizarlo:

– La sensación de progreso con la tarea que has estado realizando. Te mueves en la dirección que te saca de la inacción o del «modo ameba» (muy necesario a veces también, todo sea dicho). Date las gracias por haberlo llevado a cabo y ten presente el avance.

– La sensación corporal: ¿Cambia algo con respecto a antes de ponerte? ¿Disminuye la ansiedad o el estrés? ¿Dónde lo notas físicamente?

Si lo has hecho una vez, puedes hacerlo dos.

Los beneficios observados de un foco te pueden servir de ayuda para poner el siguiente. Y así, poco a poco ir iluminando el camino con focos.

Si quieres leer más sobre esto, te recomiendo este artículo sobre conseguir dopamina y foco de manera natural.

Por Dani Vázquez

Acompaño a personas y organizaciones a superar bloqueos creativos. Soy periodista, diseñador gráfico/web y coach. He creado un programa online para poder ir de copiloto en tu aventura como creador/x de contenidos, ayudarte si estás atravesando un burnout personal/profesional o aportarte algo de luz en épocas de cambio. Puedes seguirme en redes sociales: LinkedIn | Twitter | Instagram


       

Solo un email por semana (un artículo cada domingo, un podcast cada tres, y alguna playlist de vez en cuando).
Podrás darte de baja cuando quieras, sin compromiso.

   

Una respuesta a «Un foco pone otro foco»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: