Categorías
Acción Minimalismo

¿A qué estás dispuesto a renunciar este año para llegar más lejos?

Lo primero que se te habrá pasado por la cabeza es replicar con un «¿por qué tengo que renunciar?». Es normal. Cuando se nos desafía a un cambio, lo primero que hace el ser humano es resistirse e intentar mantenerse en su posición. Salir de nuestra zona de confort a algunos nos cuesta más que a otros… Y si no hay una razón o un objetivo que tengamos que conseguir, mejor no cambiar nada.

No sería necesario cambiar nada tampoco si con lo que hacemos actualmente fuera suficiente conseguir el objetivo o no hubiera dificultades. Pero muchas veces nos encontramos frustraciones o puntos de dolor. Vamos a ver qué podemos hacer.

La razón de proponer esto es darle la vuelta un poco a la tortilla: todos hablan de los propósitos de año nuevo y de qué cosas nuevas vamos a hacer en el año que acaba de empezar, pero… ¿y si fuera más fácil y con quitarse una prenda o dos de las que ya llevamos pudiéramos llegar más lejos?

A veces es más fácil quitar que poner. Pero hay que ponerse firme con lo de quitar, no siempre es agradable. Puede requerir firmeza y no complacernos.

Seguro que hay alguna actitud o comportamiento que, visto en retrospectiva, no te hace llegar a ser tu mejor versión. Hábitos nocivos que puedan reconvertirse en saludables, creencias que nos permitan tener una mentalidad más abierta, prendas de ropa u objetos que podamos regalar, donar, vender o tirar… El objetivo es viajar más ligeros por la vida.

La renuncia cuesta porque nos hemos apegado a nivel de identidad con esas actitudes y/o comportamientos que nos cuesta soltar, pero puedes intentar hacer un ejercicio de desapego y darte una oportunidad: sin todo eso también puedes ser tú (y conseguir llegar más lejos incluso).

Llevo desde principios de año reflexionando sobre cómo quiero que sea 2021 y me he dado cuenta de que al final mi freno son las películas que me voy contando internamente y hechos del pasado que me arrastran pensando en volver a repetir conductas que en episodios anteriores ya vi que no me llevaban a mi mejor versión.

¿Y cómo hacer para conseguir limpiar un poquito más el videoclub (la mente)?

Es fácil: formulando el objetivo puedes ver la magnitud de lo que quieres conseguir. Después, pregúntate si todo lo que estás haciendo actualmente te lleva a él.

  • ¿Tienes energía para conseguir tu objetivo con todo lo que haces actualmente?
  • ¿Qué puedes quitar de tu día a día para mejorar y pasar a tener un poco más de energía disponible?

Seguro que hay nominados. No tengas prisa en renunciar a ello hoy mismo, pero está bien si puedes identificar un par de elementos a mejorar e ir poniendo conciencia en poco a poco en la renovación sin ellos.

¿Y si tengo dudas?

Aquí puede ser útil hacer el típico ejercicio de pros y contras. Puede parecer obvio, pero a veces no nos paramos a reflexionar qué perdemos o qué ganamos haciendo algo en concreto, comparado con nuestro objetivo a largo plazo.

¿Cómo sería seguir limpiando el videoclub y dejar varias estanterías vacías para poder ser mejor?

minimalismo
Leer más sobre minimalismo
Fotografía de Daniel Vázquez

Por Daniel Vázquez

Coach para mentes creativas (o que quieran serlo). Acompaño desde el Programa de Coaching y Mentoring Creativo de Pongo mi foco [ tw | in ]


No te enviaremos spam. Podrás darte de baja cuando quieras.

1 respuesta a «¿A qué estás dispuesto a renunciar este año para llegar más lejos?»

Quitar es más difícil que poner. Porque quitar es decir «no» y poner es decir «sí». Porque quitar es decir «adiós» y poner es decir «hola». Porque los «adioses» van dirigidos a personas/cosas/hábitos que amamos de algún modo, mientras que los «holas» son comienzos de amor de algún tipo. Estamos enganchados al amor. Es normal. Y para tener mejor amor (que no más) a veces necesitamos decir adiós. Con nuestro videoclub más limpito y despejado, los clientes que vengan a vernos se sentirán más contentos. Y nosotros también 🙂 Gracias por el post, Dani 🙂

Deja un comentario