Categorías
Ese nosequé Propósito

La familia adquirida: qué es y cómo crear una

Esto podría ser el sinónimo de las comunidades o de las tribus.

Es ese clan que vamos creando con personas afines a nosotrxs y donde generamos un espacio seguro para pasar tiempo y divertirnos.

Abrí este proyecto en mayo de 2020, en pleno primer confinamiento por la covid, justamente hablando sobre este concepto, en el formato de la palabra hawaiana Ohana. Me gustaría hacer una segunda aproximación desde lo que supone crear comunidades y tribus en 2022, un momento diferente a aquel.

A veces vamos creando familias allá por nuestros lugares de residencia (y luego la gente se va o cambian las tornas y unos ya no se ven tanto).

Suele pasar también que la gente se va echando pareja y van abandonado los grupos o ya no quedan con la misma frecuencia, porque surgen las rutinas familiares internas (crean su propia familia) y/o los intereses van cambiando.

Una familia adquirida es un grupo en el que nos encontramos a gusto, hablan nuestro propio idioma en cuanto a valores, aficiones y otros gustos y preferencias a todos los niveles.

En estas comunidades, tribus o círculos, nos sentimos arropados y los miembros eligen estar unidxs.

Lo bueno de esta parte es la parte del «adquirida», con lo que se diferencia de nuestra «familia de origen», que es la que nos tocó por nacimiento y con la que no estamos obligados a tener que mantener esta relación más de amigxs y compañerxs de vida.

A veces estas familias adquiridas pueden surgir y no ser escogidas 100% conscientemente, pero sí que hay una unión por pertenencia a unos códigos y ambientes concretos.

Con el paso de la vida y nuestras experiencias vitales estas familias adquiridas van evolucionando, fortaleciéndose o debilitándose. Para otro post dejaré hablar del final de estas familias, ya que también se pueden desintegrar.

¿Qué es la familia adquirida?

Aquí lo principal es que podamos identificar nuestra propia personalidad, ver de qué puntos se compone nuestra identidad más esencial y que podamos hablar de lo que nos gusta: este sería el primer paso para atraer a tu tribu.

Encender las antenas de sintonización y mostrar al mundo tus propios colores, atrayendo así a quienes también comulgan con tus gustos

Una vez hecho esto, es cuestión de presentarse en sociedad con una descripción fiel a quienes nos sentimos y somos, ya sea en redes sociales (aquí la gente se junta por afinidades y en según cuáles, se tocan más unos temas u otros).

Me gustaría pararme en este punto, porque creo que es muy importante escucharse y explorar para mostrarse al mundo como unx mismx siente que es. No estamos aquí para complacer a nadie y menos para que nos llamen como ellxs querrían llamarnos. Cada uno es libre de definir su propia identidad y estaría bien que lxs demás se dirigieran a nosotrxs desde el respeto y con los pronombres, género, nombre y cualidades que cada unx de nosotrxs elijamos.

La importancia de la identidad elegida por unx mismx

Yo creo que aquí, tres de los grandes caballos ganadores de los tiempos que corren son Instagram, Linkedin y Twitter, donde la gente se une por afinidades y al final se pueden crear amistades y grupos chulos si unx sabe filtrar y configurarse un timeline con personas que aporten. Que sí, que habrá hate y todo lo que tú quieras -como en todas partes-, pero existen muchas opciones como silenciar, bloquear, denunciar y/o dejar de seguir a quien reste.

En nuestra mano está poner límites a quienes no queremos que entren en nuestra familia adquirida y nuestros perfiles.

Otra de las opciones es crear una comunidad online privada con gente que comparta aficiones en común. Se ha puesto muy de moda Discord.

Pasamos a Twitch, algo más público: permite a la gente juntarse hoy en día también por aficiones y por juegos, lo que luego genera grandes tribus en las que la gente interactúa bajo códigos parecidos y los creadores de contenidos pueden crear sus propios elementos de interacción.

Uno de los problemas con los que yo me he encontrado a lo largo de mi proceso vital es que según he ido creciendo personalmente y haciendo búsqueda personal y profesional, mudándome de ciudades, he ido apartándome de las masas y con el tiempo he perdido oportunidades para congeniar con las personas porque he ido abandonando aficiones por el camino.

Sospecho que otro camino de vuelta a socializar en nuestras ciudades actuales es con el tiempo, ir explorando actividades presenciales en las que poder encontrar a personas con valores y creencias afines a nosotrxs… Y mostrarnxs.

Creo que es muy positivo que compartamos experiencias desde el cuerpo y saliendo de las pantallas, haciendo actividades que nos inviten a participar con todo lo que somos, en tierra firme y pudiendo acceder a la naturaleza, y no solo desde la mente completamente absortxs en pantallas. De esta manera nos nutrimos a todos los niveles.

Tener claro dónde quieres buscar tu tribu: ser concretxs en las peticiones

Yo, por ejemplo, cada vez voy teniendo más claro que quiero compartir momentos en una tribu LGTBIQ+, que canalice su creatividad y que les gusten el deporte, la música y llevar una vida más o menos saludable.

Ya haciendo la carta a los Reyes Magos, y por deformación profesional, al haber estudiado coaching y otros enfoques de crecimiento personal, me gustaría cruzarme con personas que hayan empezado proceso personal y que tengan sensibilidad por la inteligencia emocional. Pero esto no es un requisito indispensable.

Ser conscientes de que el camino puede tener momentos de soledad y en los que nuestra llamada no reciba respuesta

En estas ocasiones, podemos reformular las peticiones o analizar elementos de nuestra propia cosecha que puedan no estar atrayendo a las personas adecuadas:

  • ¿Estamos comunicando en el lenguaje de quienes queremos que respondan a nuestra llamada?
  • ¿Empatizamos con su día a día?

Muchas veces no tenemos lxs amigxs «que merecemos» porque con lo que nosotrxs mismxs publicamos podemos causar rechazo a esos mismos grupos sin darnos cuenta.

Estar en el lugar adecuado en el momento adecuado

Muchas veces los cambios en la vida suceden de la manera más imprevisible y es cuestión de cambiar de ciudad 4 veces antes de que nos instalemos con éxito en la 5ª.

Para esto, probar experiencias diferentes para integrarte en tu nuevo lugar de residencia, puede ser clave.

Un ejemplo podría ser quedarte a vivir una temporada en un hostel de viajerxs en la ciudad en la que estás buscando piso: es un híbrido entre hotel, apartamento y piso compartido, mezclando elementos sociales como los que existen en las residencias de estudiantes y la universidad, ya que conoces a gente con aficiones muy dispares, edades variadas y seguro que de compartir historias y experiencias con ellxs surgen vínculos. Y según cómo, puede ser una opción más económica que vivir solx.

En este tipo de experiencias se potencia lo social, la convivencia, sales de lo que estás acostumbrado a vivir cuando estás en tu propia casa, y conoces otros modelos de pensar, de vivir y en definitiva, de relacionarse con las personas.

Si no pruebas cosas diferentes, no obtendrás resultados diferentes

Existen muchas actitudes frente a la vida, y una de ellas es el conformismo y el pensar que la gente va a venir a ti: creo que en estos casos, es un planteamiento erróneo. Muchas veces, tocará ponerse manos a la obra y salir a por tu tribu, tomar la iniciativa y hablar.

Si unx se queda en casa jugando a la consola, viendo la tele y trabajando, luego la vida social es complicado que ocurra fuera de pantallas. Ojo, que estos círculos también pueden llevar a salir fuera a hacer actividades, por lo que podría ser también una opción.

Algunas propuestas para exponerse a otras personas en vivo y en directo y ganar papeletas en esto de crear familias adquiridas:

  • Encontrando eventos en tu ciudad (Meetup puede ser una primera puerta hacia esto, si no sabes por dónde empezar)
  • Apuntándote a algún deporte/actividad en grupo
  • Abriendo aplicaciones de citas y conociendo a otras personas, a todos los niveles (Tinder, Grindr, etc.). Unx nunca sabe dónde se va a esconder su próximx mejor amigx.
  • Encontrando asociaciones en tu ciudad, en algunas incluso existen voluntariados muy interesantes.
  • Participando en eventos deportivos en tu zona o en otras. Así me tiré yo unos años, participando en la Spartan Race tanto como deportista como voluntario. Experiencia muy recomendable.
  • Apuntarte a una formación nueva en la que reciclarte profesionalmente y conocer a otras personas que estén en tu clase; esto puede dar lugar a futuras sinergias, comunidades y tribus, ya sean en lo personal o en lo profesional.

Sobre todo, estar dispuestx a enfrentarte a cosas que te cuesten, que no te gusten o que no sean tus ideales

Es posible que en alguna de estas actividades o voluntariados surjan tareas o situaciones a las que no estás acostumbradx, pero todo lo que unx aprende en el camino y lo divertido que es quitarse el sombrero que unx llevaba puesto originalmente para aprender a relacionarse y/o comportarse de otra manera… Luego da sus frutos.

Algo que me ha ayudado mucho es la empatía y la humildad. Soy un pesado con esto, pero lo mejor que podemos hacer como personas es ser amables con quienes tenemos al lado, ya que su historia personal probablemente sea diferente a la nuestra y también estén atravesando sus propias películas, de las que inicialmente no sabemos nada.

Lo que uno da, uno recibe.

***

Los grandes vínculos en ocasiones veces surgen donde menos te lo esperas: pueden surgir de grandes desencuentros y de aprender de los errores, pero previamente suele venir la aceptación de lxs otrxs. Algunas amistades pueden empezar con dos personas que se caían fatal y que no se toleraban/soportaban por comportamientos que le horrorizaban al otrx… Para pasar a un segundo momento de aprender que esas diferencias pueden crear aprendizaje y buenas amistades en las que exista diálogo y un compartir desde la camaradería.

Para construir una familia adquirida, comunidad o tribu, lo principal que puede facilitarlo es una actitud de apertura y de escucha del otrx para que todo el grupo se pueda sentir comprendido, valorado y en su salsa.

009. El poder de lo concreto #todossomosuno
Leer más sobre Propósito

Por D Vazquez

Acompaño a personas y organizaciones a superar bloqueos creativos. Soy periodista, diseñador gráfico/web y coach. He creado un programa online para poder ir de copiloto en tu aventura como creador/x de contenidos, ayudarte si estás atravesando un burnout personal/profesional o aportarte algo de luz en épocas de cambio. Puedes seguirme en redes sociales: LinkedIn | Twitter | Instagram


       

Solo un email por semana (un artículo cada domingo, un podcast cada tres, y alguna playlist de vez en cuando).
Podrás darte de baja cuando quieras, sin compromiso.

   

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: