Categorías
#asertividad #emoción

Ser un poco más humanx en el día a día

Hace tiempo me pasó algo muy curioso: estaba en una tienda con una amiga y en una de estas que una chica al otro lado del pasillo estornudó, a lo que yo le contesté “¡Jesús!”, sin conocerla previamente. Las dos se me quedaron mirando con cara de sorpresa y se rieron. La chica en cuestión me dio las gracias con una sonrisa, no se lo esperaba.

Esta historia no me parecería algo fuera de lo común normalmente, pero en la era digital en la que estamos este tipo de comportamientos se están perdiendo (sobre todo en las ciudades). Estaría muy bien que de vez en cuando interactuáramos con el vecino y le dejemos caer que hay algo más allá de las pantallas.