Categorías
#acción #bienestar

Lo que hay está bien

Escribir este post se me hace cuesta arriba y me da un poco de rabia porque mi carácter es bastante inconformista, rígido y dado a la resistencia: reconozco que hay veces que no acepto mi presente y me escapo a buscar «otra cosa». Para documentarme, he tirado de mis múltiples diarios, no del rigor científico… Sino más bien del sentir y de la experiencia.

Yo sé que a veces las cosas no salen como unx quiere, la prueba está en que un virus está modificando todo el planeta en muy poco tiempo. A todxs nos ha trastocado los planes de vida, de un modo u otro… Pero no nos queda otra que aceptar lo que hay, abrazar los cambios que están viniendo y agradecer lo que tenemos aquí y ahora.

El sufrimiento es muchas veces resistencia a las cartas que no queremos aceptar que nos ponen sobre la mesa. También podemos elegir soltar esa resistencia y aceptar que a lo mejor ha tenido que ser así, disfrutar con lo que sí tenemos y no estar tanto mirando el jardín del vecino.

Agradecer a quienes tenemos a nuestro alrededor por estar apoyándonos en la vida. Agradecer tener un lugar para depositar nuestras raíces.

Enterrar el juicio, el rencor y las ganas de cambiar situaciones que no nos gustan. Si se han dado las cosas así, alguna lección podremos aprender.

Lo que resistes, persiste… Lo que aceptas, te transforma.

Carl Jung

Con el tiempo estoy entendiendo que a veces querer cambiarlo todo, me aleja de aceptar el momento presente. Cambio de trabajo, cambio de residencia, cambio de pareja, cambio de ropa… Es un movimiento de escapada hacia obtener un presente mejor en el futuro que nadie nos garantiza que vaya a ser mejor, realmente. Lo mismo con esa ropa nueva vuelves a sentir eso que ya sentías con la vieja y… Menudo desembolso en trapitos nuevos para volver al mismo sitio.

Con el tiempo estoy entendiendo que los cambios no vienen de cambiar lo externo, sino de un cambio interno Un cambio que debe hacer click y consolidarse a un ritmo mucho más lento que un simple cambio de trabajo o de dieta. Tiene que reposar durante un periodo más largo.

Esta semana voy a ver si puedo trabajar un poco más la aceptación: día tras día, agradecer lo que soy, lo que tengo, lo que he hecho hasta llegar hasta donde estoy.

Reconocer que si hay una situación que me cuesta, aceptar qué dificultades a la transformación hay, qué me resisto a renunciar de mí. Reconocer qué es aquello que no quiero abrirme a aprender, qué se me está poniendo sobre la mesa que no quiero tocar.

¿Cómo de feliz puedes ser con lo que ya tienes, con lo que ya eres hoy?

¿Qué puedes agradecer hoy?

Fotografía de Daniel Vázquez

Por Daniel Vázquez

Coach para mentes creativas (o que quieran serlo). Llevo creando desde que tengo uso de razón. Empecé diseñando webs a los 13 años, posteriormente me licencié en Periodismo, Comunicación Audiovisual y Publicidad y Relaciones Públicas y me reinventé formándome como coach. Te puedo acompañar en tu aventura como creativo, si estás atravesando un burnout personal/profesional y en épocas de reinvención. Y sí, yo también tuve épocas jodidas, porque no todo es jijí, jajá. [ tw | in ]


No te enviaremos spam. Podrás darte de baja cuando quieras.

1 respuesta a «Lo que hay está bien»

Deja un comentario