Categorías
#asertividad #emoción

Asertividad: Apaga el lanzallamas y comunica lo que te pasa sin quemarle la parcela al vecino

Para escribir este post me he tenido que chocar unas cuantas veces con unas cuantas paredes de ladrillos y haberme comido unas cuantas situaciones desagradables en el pasado por no haber comunicado mi verdad de la manera más asertiva posible. Porque no todos hemos nacido siendo diplomáticos. Quiero pensar que es algo aprendido culturalmente o por educación en casa, o como consecuencia del miedo a lo que otro nos pueda decir.

La asertividad es esa capacidad de comunicar nuestra verdad de manera respetuosa con el otro, libre de reproches y de fogonazos a nuestro interlocutor.

La asertividad es una habilidad social que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás; tiene como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos o derechos asertivos. Como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la pasividad, que consiste en permitir que terceros decidan por nosotros, o que pasen por alto nuestros derechos; y por otro lado tenemos la agresividad, que se presenta cuando no somos capaces de ser objetivos y respetar las ideas de los demás.

Wikipedia

Cuando una persona se comunica de manera asertiva, está balanceando estas dos conductas polares, pero no confundir con alguien pasivo-agresivo, que fusiona ambos estilos y para nada es asertivo.

La RAE, por su parte, también nos da su visión sobre qué es una persona asertiva:

asertivo, va

De aserto.

1. adj. afirmativo.

2. adj. Psicol. Dicho de una persona: Que expresa su opinión de manera firme.

RAE

A todo este batido le podemos añadir un poco de humor, creatividad, de sentido canalla y de travesura, siguiendo sin ofender al otro, y llegamos a lo que a mí me gusta denominar canallacentrismo. Podemos pasarlo bien imprimiendo nuestro estilo personal a la asertividad y comunicarnos de manera que no nos sintamos presentadores de telediario.

Para empezar a practicar, te daré unas cuantas claves para empezar a poder ser asertivo/a hoy mismo.

Para esto, quiero presentarte la Comunicación No Violenta, que nos dice que hay dos planos que cubrir:

  • El primero: la intención de tolerancia y la búsqueda de una cualidad de conexión con el otro.
  • El segundo es un modo de comunicar que aspira a servir al primero: está compuesto por cuatro etapas: la observación de los hechos [1], la expresión (facultativa) de los sentimientos [2], la expresión de las necesidades (que se hallan en el origen de los sentimientos) [3] y la formulación de una petición [4]; y por dos caras: la expresión honesta de uno mismo (asertividad) y la escucha respetuosa del otro (empatía).

En este modo de comunicarse que nos propone la CNV, cada persona se considera en igualdad con el otro.

«La violencia es la expresión trágica de necesidades no satisfechas. Es la manifestación de la impotencia y/o de la desesperación de alguien que se encuentra tan desprotegido que piensa que sus palabras no bastan para hacerse entender. Entonces ataca, grita, agrede…»

Marshall B. Rosenberg (Psicólogo, creador de la Comunicación No Violenta)
Las 4 fases para comunicarse de manera no violenta

001. Observación de los hechos

Se trata de una descripción objetiva de lo que ha ocurrido, del mensaje, del contenido emitido por el emisor, sin añadir ninguna evaluación.

Ejemplo: «Has cerrado la puerta de casa de un portazo»

002. Expresión de los sentimientos

Para esto a veces no hay mucho espacio en la sociedad. Aquí daremos espacio a que tú puedas hablar de lo que se te ha movido a ti con los hechos. Cada uno es responsable de lo que le pasa a nivel emocional, depositar esta responsabilidad en el exterior hace que nos quitemos poder a nosotros mismos.

Tienes derecho a sentir lo que sientes. Comunícalo. Pero sin herir activamente al otro. Con respeto y haciéndole ver que eso que se ha movido es tuyo, no suyo.

Ejemplo: «Me he asustado» [Cuando has cerrado la puerta de casa de un portazo]

003. Expresión de la necesidad

Según la CNV, este término engloba todo lo que hace que nuestras vidas sean seguras y que tengan sentido:

  • Necesidades vitales (respirar, comer, beber, dormir…)
  • Necesidades de seguridad (seguridad material, afectiva…)
  • Necesidades de desarrollo del ser humano (contribuir a la vida, dar sentido…)

Cuando expresas tu necesidad, es importante no implicar a otra persona. De esta manera nos deshacemos de dependencias emocionales y energéticas con el otro.

Ejemplo: «Necesito espacio para mí mismo/a» (sí) vs. «Necesito que tú me dejes espacio» (no)

004. La petición

Una petición en este contexto tiene seis puntos clave, como ya pudimos ver en la formulación de objetivos:

  • Se dirige a una persona en concreto
  • Se refiere al momento actual
  • Es concreta
  • Expresada en lenguaje positivo
  • Es factible
  • Da libertad

Haciendo una petición de manera asertiva nos liberamos del sufrimiento y de la violencia que otrxs puedan ejercer sobre nosotrxs mediante vínculos no asertivos. Esto puede ser un temón para según quién, pero las herramientas están aquí, disponibles para ti en cualquier momento.

Ejemplo: «Ahora, lo que desearía es que me dijeras si quieres que hagamos algo juntos esta noche para divertirnos».

Darle salida a la asertividad

La Comunicación No Violenta define la asertividad como aquello que pasa dentro de ti y que comunicas de manera honesta. Comunicar los sentimientos y necesidades que están en tu interior y que quieres que el otro reciba sin que nadie salga herido.

Si hablas de lo que te pasa a ti, el otro desaparece de tu horizonte. Hablas de tu historia, de los detalles que te están ocurriendo a ti. Pueden haber sido disparados por alguna acción externa, pero cómo lo has vivido tú es tu responsabilidad y el otro no tiene que sentirse responsable de ello.

Sí que le podemos hacer una petición para que en el futuro no vuelva a producirse la situación incómoda o violenta del inicio y la comunicación sea segura para los dos.

El otro

Tan importante eres tú como el otro, en este baile. De nada sirve que estés atento solo de tus sentimientos y necesidades si estás pasando por encima de lo que le ocurre al otro, que, como tú, es humano.

Ser empático y tener en cuenta lo que ocurre a quien tienes delante es una de las principales características de un vínculo sano.

Cuando alguien te deje entrar a su corazón, quítate los zapatos ya que hay lugares que son sagrados.
«Cuando alguien te deje entrar a su corazón, quítate los zapatos ya que hay lugares que son sagrados» – Daniel Habif

Como conclusión, señalar que dentro de esta comunicación llena de asertividad y empatía, podemos inyectar nuestra personalidad, nuestros rasgos esenciales, nuestros colores, nuestro cariño, nuestra travesura y nuestro humor picante… Pero sobre todo recomiendo que siempre lo hagamos desde la compasión (todos somos iguales y estamos en el viaje de la vida todxs en camino, disfrutando y aprendiendo) y desde el respeto, como nos gustaría que hicieran con nosotrxs.

Si deseas ampliar conocimiento (y práctica) sobre la Comunicación No Violenta, te recomiendo el Cuaderno de ejercicios para escucharse profundamente, un libro fresco, práctico y breve (64 páginas) lleno de actividades que te ayudarán a mejorar en la expresión de tus necesidades y sentimientos. No hace falta que te compres tochos llenos de teoría. Aquí somos más de pim, pam, pum.

Fotografía de Tim Marshall en Unsplash

Por Daniel Vázquez

Coach para mentes creativas (o que quieran serlo). Llevo creando desde que tengo uso de razón. Empecé diseñando webs a los 13 años, posteriormente me licencié en Periodismo, Comunicación Audiovisual y Publicidad y Relaciones Públicas y me reinventé formándome como coach. Te puedo acompañar en tu aventura como creativo, si estás atravesando un burnout personal/profesional y en épocas de reinvención. Y sí, yo también tuve épocas jodidas, porque no todo es jijí, jajá. [ tw | in ]


No te enviaremos spam. Podrás darte de baja cuando quieras.

Deja un comentario