Categorías
#acción #minimalismo

Minimalismo

Hace un par de años, si oía la palabra “minimalismo” se me venían a la cabeza imágenes de habitaciones vacías, paredes blancas, ropa monótona, etc. Todo esto me causaba mucho rechazo, ya que soy una persona muy clásica que se siente profundamente identificada con la estética dark academia, y que por tanto no puede soportar la idea de estudiar en escritorios blancos y vestir camisetas básicas de algodón blanco. 

Sin embargo, al mismo tiempo, siempre he tenido mucho conflicto con la sobreestimulación sensorial, y esto me ha causado mucha ansiedad y angustia, especialmente cuando se trata del mundo digital. Y es gracias a esto que me encontré con lo que realmente significaba el minimalismo; entendí que no se trataba de tener pocas cosas sino de tener cosas que realmente importan. Se trataba de que todas las posesiones sirvieran algún propósito real.