Categorías
Identidad creativa Talento

El miedo te dirá que no lo hagas (pero hazlo)

Pongamos que tienes un plan. Hay un lugar al que te gustaría llegar y para ello hay que acometer un serie de acciones -decisiones que poco a poco te acercarán a ese destino, dejando atrás viejas estructuras mentales y creencias-.

No será fácil.

Pero, aún con todo, tú te pones en marcha.

Categorías
Identidad creativa Talento

«Me voy por las ramas»: lo primero para acabar con la dispersión es reconocerla

Podría hablarse de la dispersión como uno de los tentáculos de esa señora llamada Némesis creativa.

Ella se ha cargado imperios, y vehículos para ello tiene unos cuantos.

Este es el tercero de los tres artículos de la serie:

«Némesis creativa (1): el miedo (2) y la dispersión (3)»

Categorías
Identidad creativa Talento

Némesis creativa: el miedo y la dispersión

Dentro de ti habita tu némesis, esa vocecilla que en algún momento te haya podido decir lo «mal» que lo has hecho y te va recordando todo lo que te falta para llegar a hacerlo «bien».

Este es el primero de los tres artículos de la serie:

«Némesis creativa (1): el miedo (2) y la dispersión (3)»

Categorías
Identidad creativa Talento

«Ah no, yo no soy creativo»: cuando el miedo habla por ti

Por mucho que existan personas convencidas de que no son creativas, pienso que eso es una vil mentira, de las peores de todas. Aquí lo que pasa es que les falta morro para hacer lo que realmente quieren.

Pero a lo mejor no porque no quieran echarle morro. Aquí puede haber miedos y dudas sobre las que trabajar.

Este es el segundo de los tres artículos de la serie:

«Némesis creativa (1): el miedo (2) y la dispersión (3)»

Categorías
Identidad creativa Talento

¿Cómo conseguir que los comentarios sobre tus creaciones no te hagan daño?

Puede que al ponerte frente a la página en blanco te surjan bloqueos, que no sepas qué crear o que te dé vértigo mirar montaña arriba.

Y que luego, además, sientas que hay mil ojos sobre ti a la hora de publicar cosas:

«¿Cómo voy a conseguir que la crítica a mi obra no me moleste?»

¡Es mío… Mi tesoooro!
Categorías
Identidad creativa Talento

Recupera aquello que te hacía vibrar hace tiempo

Todxs tenemos actividades que hemos abandonado y que antaño nos hacían vibrar, sonreír y brillar. Nuestrx niñx interior era feliz.

No quiere decir que tengas que convertir eso en tu trabajo de la noche a la mañana, pero sí que recuperar esa actitud puede hacerte un poquito más fuerte hoy en día.

Categorías
Identidad creativa Talento

La envidia creativa: ¿de dónde viene?

¿No te ha pasado alguna vez que ves una creación de alguien y te surge un sentimiento de envidia que está en el límite entre lo sano y lo tóxico? Por un lado es un «Joder, me encantaría haberlo hecho yo» y por otro puede ser un poco de mirar por encima, pensando que «lo ha hecho con la gorra» y no queriendo aceptar el valor real de su creatividad. Quitándole mérito, creyendo que tú podrías haberlo hecho mejor.

Categorías
Identidad creativa Talento

Declaración de guerra al «síndrome del impostor»

Este post te ayudará a crear. Simplemente sigue estos pasos y poco a poco tendrás resultados.

Categorías
Identidad creativa Talento

Los «caminos creativos» de Luis Bassat

«La verdad es que no sé cómo enfocar el problema».

Esta es una frase que o bien me he dicho a mí mismo en el pasado o bien se la he oído a otros.

El post de hoy funciona como un empujoncito para salir de encrucijadas más o menos creativas.

Categorías
Identidad creativa Talento

La importancia de sacar tiempo para crear apartado de los demás

Seguir al rebaño y hacer caso a las opiniones de los demás es de lo más fácil. No todos estamos preparados de la misma manera para lo que algunos llaman «confiar en el propio ego» y seguir a tu voz interior… Cuando además tu voz interior a veces también te dice que no, que mejor seguir al rebaño.

Por ahí leí hace tiempo que todos los que tienen un proyecto/empresa tienen que tener algo de ego y creer lo suficiente en sus ideas como para seguir adelante y defenderlas. Se requiere también de un cierto «amor propio» y de «amor hacia la propia locura» (en el buen sentido), que a veces pueden ser atropellados por la vulnerabilidad ante lo que nos dicen los demás, el síndrome del impostor y los fracasos.